¿Puede un banco subsistir sin comisiones bancarias?

Somos conscientes que sin bancos ninguna economía podría funcionar, pero lo cierto es que seria conveniente una serie de ajustes por parte de las autoridades para evitar los costes de las comisiones bancarias, cada vez más frecuentes, algunas de dudosa legalidad.

La cuestión es ¿puede un banco vivir sin comisiones bancarias?. La respuesta es Sí. Claro ejemplo es ING Direct, banco holandés que lleva operando en España casi dos décadas y que a su clientela no les cobra por ningún servicio y presume de haber tenido 79 millones de beneficio el año pasado. En este modelo de banco no hay ningún truco, simplemente se basa en dos principios fundamentales:

  1. La reducción de los costes a través de la presencia virtual “on line”, reduciendo al mínimo el número de oficinas presenciales en las ciudades;
  2. Pagar un interés bajo a los clienes que depositan sus ahorros y cargar un interés mayor a quien lo toma prestado.

Este caso, al igual que su modelo de negocio, podemos considerarlo una excepción si nos atenemos al resto de entidades que mantienen una “guerra” de comisiones bancarias, más aún, tras las últimas decisiones del Tribunal Europeo, asumidas por el Tribunal Supremo, que les está obligando a devolver comisiones bancarias cobradas por las cláusulas suelo y por la repercusión de gastos de tasación, notariales y de registro.

Banca online

La banca ha aumentado las comisiones bancarias a los clientes y a los terceros que  tratan de operar mediante las cuentas bancarias en las transacciones de ingresos y pagos. Caso típico de cobrar una comisión por efectuar un pago a proveedor mediante ingreso en su cuenta corriente indicando el concepto; o quien paga el recibo de la comunidad acudiendo al banco o caja de ahorros para efectuar el ingreso.

Numerosas pruebas indican que la banca está tratando de orientar a los clientes a que efectúen las operaciones “on line” o usando los cajeros, con la finalidad principal de crear en la sociedad la tendencia a No acudir a la entidad financiera de forma presencial, lo que les permitirá ir reduciendo de forma paulatina tanto personal como oficinas, con el ahorro económico que ello les supondrá. CaixaBank, por citar alguna, ya está iniciando esta andadura, habilitando oficinas en las que NO hay caja sino Cajeros y personal asesor. En no mas de 10 años,  será este el sistema que se impondrá. No tardaremos en ver como se van cerrando oficinas.

¿Cómo reclamar el reembolso de las comisiones bancarias cobradas?

Según la última Memoria de Reclamaciones del Banco de España, se contabilizaron 34.645 quejas de clientes.

La normativa sobre transparencia y protección del cliente de servicios bancarios nos dice que “solo podrán percibir comisiones (…) por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o a gastos habidos.” En caso de modificaciones unilaterales en la política de comisiones, la entidad tendrá que comunicar los cambios al cliente con dos meses de antelación. El Banco de España considera que “no corresponde a los clientes soportar ninguna comisión por mantenimiento y/o administración, pues conduciría al absurdo de que el cliente pague por cumplir una obligación que esta le puso en interés propio.”

Cuando no estamos conformes con una comisión, lo primero que hay que hacer es una reclamación escrita al servicio de atención o al defensor del cliente de la entidad, que tendrá dos meses para contestar. Si su resolución es favorable al consumidor, la entidad tendrá que cumplirlo. De no ser así o no recibir respuesta en plazo, se puede  continuar con el trámite de reclamación ante el servicio de reclamaciones del Banco de España, acreditando la reclamación previa y su resultado (o que no han contestado en plazo). Este alto organismo deberá resolver la solicitud en un plazo máximo de cuatro meses, si bien su veredicto no es vinculante.

Si aun así no obtenemos la satisfacción que creemos merecer, la última vía es la judicial.

¿Qué pasa con las quejas y reclamaciones?

Situaciones en las que podemos reclamar si nos cargan comisiónes bancarias:

  • Al domiciliar una nómina: la gran mayoría de los bancos no aplican comisiones de administración ni mantenimiento si disponemos de una cuenta nómina y cumplimos con los requisitos solicitados. La normativa, sin embargo, no prohíbe el cobro de comisiones bancarias en productos adicionales
  • Cuenta asociada a un préstamo: Según normativa del Banco de España, todas las cuentas corrientes vinculadas a préstamos firmados con anterioridad al 29/04/2012, que sólo utilicemos para pagar sus cuotas, deben estar libres de intereses. Hay que hacer mención expresa a la fecha de firma del préstamo. En caso de que el préstamo en cuestión se haya firmado con posterioridad a dicha fecha, la entidad si podrá cobrar comisiones bancarias por ella, pero solo si lo especificó expresamente en el mencionado contrato de préstamo.
  • Comisiones bancarias cargadas sin aviso previo: los bancos se guardan el derecho de modificar las condiciones de la cuenta bancaria que habíamos contratado originalmente. Sin embargo, sólo podrían hacerlo si nos lo han notificado con un mínimo de dos meses de antelación para permitirnos decidir si aceptamos o si cambiamos de banco.
  • Si no se corresponde con ningún servicio prestado: sólo podrán percibir comisiones o gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos.

Claves para pagar menos comisiones bancarias

La mejor forma es elegir el banco o caja que mejor productos o trato nos brinde. O bien, si estamos globalmente satisfechos con el que tenemos ahora, nunca es tarde para efectuar una revisión de las actuales condiciones y renegociarlas. Para ello aconsejo:

  1. Identificar qué productos y servicios tenemos contratados y su coste. Las comisiones de administración o mantenimiento de cuenta corriente son fáciles de identificar, pero hay otras menos evidentes, como la comisión por ingreso de cheques, por transferencia o cuando nos quedamos en números rojos.
  2. Cancelar los productos que no usas.
  3. Negociar con tu banco. Preparar los argumentos en los que apoyar nuestra pretensión de que nos quiten o reduzcan las comisiones bancarias, con un listado del negocio que aportamos al banco, como por ejemplo, familiares y amigos o empleados que tienen cuenta con la entidad por nuestra recomendación y cualquier otra cuestión que nos respalde.
  4. Mostrar las ofertas de la competencia. Hay que analizar las comisiones que cobran los demás bancos por los mismos productos que tenemos contratados.

Algunos consejos para elegir Banco más adecuado

Lo mínimo, para un banco competitivo, es ofrecer una cuenta, que a cambio de domiciliar la nómina, pensión o ingresos de autónomo, no tenga comisiones de servicios, además de tarjetas sin coste de mantenimiento. Si tras aplicar con decisión los pasos anteriores resulta que nuestro banco sigue firme en su política de comisiones bancarias, uno deberá entonces plantearse si seguir o si ha llegado el momento de retirarse y cambiar de banco.

Nunca olvidemos que el banco es una EMPRESA, y como tal no tiene memoria ni corazón, por muy buenas personas que sean sus empleados, que solo son eso, EMPLEADOS cuya capacidad de decisión cada vez es más reducida. Se acabaron los tiempos del poder de los directores de banco. Los actuales sistemas de control que tienen instaurados, impiden decisiones graciables por su parte. Ya no cabe el decirle, retenme el recibo unos días, o fracciónalo. Ya el sistema no lo permite.

Ahora, eres interesante para el banco en la medida en la que aportes fondos y operaciones que les hagan ganar dinero. Prueba de ello que ya no te abren una cuenta con la misma facilidad con la que se hacía antes. Ahora tienes que pasar un filtro previo sin el cual, no te hacen cliente, simplemente porque no les interesas. En la misma medida debemos actuar nosotros. Busquemos el Banco o Caja que mejor nos atienda y se adapte a nuestros deseos, y abandonemos aquel que no nos convenga; sin dolor ni reproches. No es una cuestión personal, son solo negocios. 

Digitalización de la Banca. El Futuro que nos espera

Ya lo hemos comentado antes. La digitalización de la banca ya está en marcha. Todos los bancos presentes en España ya han iniciado una nueva estrategia digital para que su presencia real se reduzca. Buscan que se opere de forma virtual, ON LINE. Para ello se está invirtiendo en canales de comunicación seguros, que permita ganar la confianza de los clientes a la hora de elegir esa opción. Todos los bancos tienen ya este canal en marcha y muchos de nosotros elegimos esta forma de operar. No olvidemos que en el mundo de los seguros la contratación y gestión “on line” ya se ha impuesto. Escasas son las oficinas de seguros que permanecen abiertas

La preguntas que se nos plantean son: ¿será esto una solución al problema de las comisiones bancarias?, ¿se buscará una nueva metodología para seguir cobrándolas?

Como hemos dicho, el progresivo cierre de oficinas ha generado para la Banca en general una  importante reducción de costes de mantenimiento y personal, lo que esperamos se tenga en cuenta a la hora de reducir o eliminar las comisiones bancarias.

Estaremos expectantes y a la espera de este cambio de mentalidad, mientras continuaremos en la lucha por la defensa de los derechos e intereses de los afectados por estos productos bancarios.

El despacho Ibáñez Asociados cuenta con un equipo experimentado en derecho bancario al que puede acudir para cualquier duda o problema. Recuerde que la primera consulta es gratuita.

GRACIAS POR SU ATENCIÓN

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn