Blockchain ¿ciencia ficción o una realidad cada vez más cercana?

La tecnología Blockchain revoluciona el sector asegurador entre otros.

¿Se imaginan que van circulando con su coche, tienen un accidente y sin tener que avisar a nadie acude una ambulancia junto con una patrulla de la Guardia Civil, les trasladan al hospital donde son diagnosticados de una lesión leve –no queremos ser agoreros- y sin tener que gestionar nada, su compañía aseguradora les hace el ingreso de la indemnización que le corresponde?

Suena a ciencia ficción ¿no?. Pues está más cerca de lo que pensamos.

Precisamente la nueva tecnología Blockchain, macrotendencia en Internet, es lo que permitirá que esto, en un futuro no muy lejano –célebre frase que nuevamente nos recuerda a la más comercial ciencia ficción-, ocurra con normalidad.

Esa macrotendencia conocida como “Blockchain” o “Cadena de bloques” supone un cambio radical en cómo conocemos hasta ahora la red.

Blockchain o “cadena de bloques”, ¿cómo funciona?

Internet se configuró como una red de información en la que la misma era lanzada a la red y almacenada en el servidor en la que se encontraba albergada, radicando la confianza que nos trasmite la información en la credibilidad de quien la ofrece.

A partir de la implementación de esta nueva tecnología, Blockchain, la información se va a “democratizar” es decir, dejara de ser imprescindible esa credibilidad pues cada bloque de información que forma la cadena será almacenada en todos y cada uno de los ordenadores –llamados nodos en la tecnología blockchain- que intervienen en la operación, siendo que para aceptar una información es necesario que todos los demás intervinientes acepten esta información como veraz, y, una vez aceptada, no es modificable, por lo que la confianza se basa en el criterio de la mayoría: si la mayoría dice que es cierto, es porque es cierto y por ello aceptada para formar parte de la cadena.

Blockchain y sus aplicaciones

Esta nueva tecnología ya está siendo aplicada por sectores como el energético, las telecomunicaciones y, sobre todo, el sector bancario.

Es mucho lo que en los últimos tiempos estamos leyendo acerca de las Bitcoin y demás monedas virtuales, pero no es su única aplicabilidad.

Como no podía ser de otro modo, el sector asegurador ve en esta nueva tecnología una gran oportunidad de rentabilizar aún más –siendo uno de los sectores que mejores resultados ha obtenido en el ejercicio pasado- su negocio.

Tal es así que ya se ha constituido el primer consorcio internacional llamado B3i (acrónimo de Blockchain Insurance Industry Initiative), formado por Aegon, Allianz, Munich Re, Swiss Re y Zurich, quienes están explorando a través del mismo y el desarrollo de pruebas de concepto, cuál será el núcleo del negocio de los seguros del mañana.

En el caso español, todas las aseguradoras han iniciado planes formativos para conocer las posibilidades de esta tecnología, y gran parte de ellas son conscientes de que Blockchain tendrá un gran impacto a medio plazo en su industria y se encuentran explorando vías para abordar este cambio y posicionarse.

No podemos perder de vista que el sector asegurador trabaja en un clima de desconfianza, en el que poseer información es vital para poder ofrecer los seguros correctos y las indemnizaciones oportunas, por lo que, tener acceso a información actualizada al máximo y veraz es un gran avance para el sector. Sobre esta nueva manera de entender Internet se ha llegado a decir que supondrá un cambio en la sociedad más importante, incluso, del que supuso la máquina de vapor o la imprenta.

Blockchain y el Internet de las Cosas (IoT)

La tecnología Blockchain no viene sola, sino que viene acompañada del cada vez más común “IoT” (Internet de las Cosas) que supone implantar chips con acceso directo a la red a objetos comunes.

Por ejemplo, el coche que poníamos de ejemplo al principio, llevará implantado una serie de chips que permitirán a la compañía aseguradora, a la Guardia Civil y al equipo sanitario conocer la velocidad a la que circulaba, cual fue la causa del accidente, donde se produjo el impacto y que fuerza y de qué manera se traslado al interior de la cabina. Toda esta información se incorporará a la cadena de bloques de tal manera que no será manipulable y que dará toda la información necesaria a todos estos agentes para conocer las circunstancias del accidente. Posteriormente el servicio médico, a través de sus plataformas incorporaran a la cadena de bloques la información médica y su evolución, por lo que, una vez conseguida la estabilización de las lesiones, la aseguradora dispondrá de todos los elementos necesarios para proceder a realizar una oferta indemnizatoria.

Blockchain y Smart Contratcs

La “Blockchain” nos solamente será útil a la hora de un siniestro sino que es la base de los “Smart Contracts” o contratos inteligentes.

Estos contratos son automáticos y auto-ejecutables, lo que significa que, una vez aceptada la oferta y firmado el contrato con un certificado digital o “token” el mismo despliega efectos sin que necesitemos de intermediarios que lo realicen.

Así un ciudadano que necesite un seguro acudirá a Internet, introducirá los datos necesarios y las aseguradoras, a través de un sistema de subasta inversa, propondrán sus ofertas. Una vez que la persona que desea contratar seleccione la aseguradora que prefiere firmará su contrato y la propia firma dará orden a la entidad financiera para que abone la prima pactada, remitiendo la aseguradora, en el momento de la recepción del pago, el certificado de aseguramiento y siendo desde ese mismo momento en el que el seguro entrara en vigor, sin necesidad de que agentes o mediadores de seguros intervengan.

Esto nos suena a los buscadores de seguros que actualmente podemos encontrar en la red, pero que no dejan de ser mediadores o intermediarios entre la compañía y el asegurado, que, como es lógico, cobran una comisión por sus servicios, lo que encarece el precio final. Una vez celebrado el contrato, como hemos explicado, si en la cadena de bloques de información se registra que se ha producido el riesgo cubierto, el contrato se autoejecuta, ofreciendo la indemnización correspondiente al asegurado.

No solamente es de aplicación esta tecnología al sector del automóvil, sino a cualquier otro sector de aseguramiento.

Blockchain aplicado a todo tipo de seguros

Pensemos en el seguro del hogar. Nuestra vitroceramica poseerá un chip en el cristal que, en caso de rotura accidental, comunicará esta información a la compañía quien sin necesidad de que aperturemos el siniestro a su vez lo comunicará automáticamente a los servicios técnicos que se pondrán en contacto con nosotros para proceder a su reparación.

O el sector agrícola, en el que un agricultor decide asegurar una cosecha de las posibles inclemencias meteorológicas, a través de fotografías geolocalizadas y drones, la aseguradora podrá tener conocimiento en tiempo real del daño que haya podido producir una granizada, procediéndose al abono de la indemnización pactada sin necesidad de un perito que evalúe el daño, o de un agente que tramite el siniestro.

Blockchain y el abogado especialista en responsabilidad civil.

Esta tecnología pretende dejar fuera del comercio a muchos profesionales, pero en ningún caso podrá sustituir la intervención profesional de un abogado experto en responsabilidad civil y seguros, pues, si bien es cierto que la manera de actuar será bien distinta, la necesidad de que el asegurado tenga un asesoramiento, tanto previo como posterior a un siniestro, se mantendrá.

Como es lógico, todos estos avances serán regulados a través de leyes y, como ha ocurrido desde siempre, los conflictos continuaran existiendo, aunque distintos y adaptados a la nueva era digital.

Por ello, el equipo de abogados de “Ibáñez & Asociados” se encuentra a la vanguardia de las innovaciones tecnológicas estando en permanente formación e informando a nuestros clientes de todos los avances que pueden ser de interés para ellos.

La tecnología avanza a pasos agigantados, y quien no quiera darse cuenta de este hecho, en muy poco tiempo se encontrara al margen de la realidad social, por lo que, no lo dude, si tiene alguna cuestión relativa a Nuevas Tecnologías –ya no tan nuevas- y necesita asesoramiento, “Ibáñez & Asociados” es su despacho de referencia.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn